Etiquetas

, ,

La noche me acaricia con su fría piel y me susurra palabras sordas fundidas en el silencio de las almas que vagan alrededor. 
Con la mirada más allá de la oscuridad serena, la ciudad parece ausente. 
Y yo, perdida. 

Anuncios