En Clave de Sol

Etiquetas

,

En abril de 2011 la vida me zarandeó regalándome consciencia y madurez. Paré mi mundo y cerré el que había sido hasta entonces parte del diario donde arrojaba mis escritos, Enamorá de la vida

Silencio en la sala
la función va a comenzar
de más caras con máscaras
de mentiras adornadas.

Murmullo en la sala
que baja el telón
de ruido derruido
con verdades desoído.

Gritos en mi sala
que quiero escapar
de mi morada sin demora
y el camino a casa encontrar.

Viví casi dos meses de gran intensidad, detalles que se sucedían y que desprendían lecciones de vida. Mientras, seguía escribiendo sin mostrarme al exterior. 

Más tarde, en junio de 2012, tras un poco más de un año de enseñanzas, de manera tímida, creé mi antigua web de la mano de este blog, Por una mirada. La intensidad y frecuencia de mis textos han ido variando según épocas y acontecimientos que la vida me ha ido regalando. Han sido cinco años de los que he ido de la mano de este blog y nunca me he soltado. Por diversos motivos el tiempo es escaso, es mi tormento, pero siempre he tenido algo claro, y es el que jamás dejaría de escribir. 

Hoy pongo el punto y final a la que fue compañera para dibujar una nueva etapa que comenzó durante el verano de 2017. 
Voy lenta, tranquila, con tiento, sin precipicio. Es cuestión de tiempo. Escuchar la vida y su ritmo al compás de la energía. Despacio me digo aunque a veces sea la prisa la que me vista. Despacio, que todo llega. 
Mi nuevo vestido, mi web Nadia Narváez, de la mano de mi blog, En Clave de Sol, nacieron en diciembre de 2017. Desde entonces, estaba observando, al acecho, esperando su momento. 
Con un objetivo claro, nunca dejar de escribir, me traslado a mi nuevo espacio. Si antes la búsqueda era de miradas, ahora quiero mostrarme a través de mis escritos. Salir de la burbuja, bailar en clave de sol. 

Hay cierta nostalgia al cerrar una etapa. Escribir un final de manera consciente crea una mezcla de emociones por lo que dejamos atrás y lo nuevo que nos ha de llegar. 
Los finales son principios, y para saber lo que es, aunque algo presienta, hay que bañarse en paciencia. Piano, piano, que todo llega. Y si no, el camino, en mi caso, habrá valido la pena. 

Gracias a los que en algún momento me seguisteis, a los que me comentasteis, a los que simplemente estuvisteis cerca. 

Nos leemos En Clave de Sol. Os seguiré con mi nueva cuenta. 

  • Anuncios
  • Instantes

    Etiquetas

    ,

    Existe un momento, corto, intenso, vibrante, como un fino hilo de instante, que se tensa por el deseo que abriga mi cuerpo de mojarte.
    Con pulso constante y hálito apresurado, triste dibujo la mirada en mi espera.
    Desnuda la piel y de transparencias mi alma, la realidad araña los sueños y ahoga el fuego de mis entrañas.
    Existe un momento, corto, intenso, vibrante, como un fino hilo de instante, que se tensa por el deseo y que, con el eco de tu silencio, se quiebra.

    Sueña

    Etiquetas

    ,

    Hace tiempo, mucho tiempo, miraba las horas pasar. Ahora es mi obsesión, el tiempo. Me falta en el día y éste vuela en semanas dibujando mi pasado. Es la consciencia a través de los ojos de quienes comienzan a vivir. Y yo solo quiero disponer de un rato para ti.
    Para mí.
    Para escribir.
    Corre tiempo, vuela.
    Y el miedo se apodera de mí. Miedo a que se agote pronto. Miedo a no vivir este amor romántico que silencio desde que te conocí.
    Con un nudo rojo y mis manos temblorosas por querer más, me apresuro a tu lado apurando los pequeños instantes. Te sueño, te beso y en silencio, me araña el miedo por si no te vuelvo a sentir.
    Corre tiempo.
    Sueña.

    Ilustración de Elena Ferrándiz